FyK Logo Flores Peq

Somos dos dietistas – nutricionistas apasionadas por la nutrición y la cocina, lo que nos ha llevado a crear Fresa y Kiwi nutrición, donde queremos aunar estas dos pasiones gracias a nuestra faceta más creativa.

Últimas Publicaciones

Asesoramiento nutricional y plataforma de contenido digital.

  • Tu carrito está vacío.

Dieta Cetogénica y Epilepsia

Según datos del último informe sociosanitario FEEN desarrollado sobre la epilepsia en España existen unos 400.000 pacientes con epilepsia.

  • Alrededor del 70-75 % de estos pacientes se controlan con los fármacos antiepilépticos disponibles.
  • Sin embargo, el 25-30% son resistentes a la medicación y es en esta epilepsia, llamada “epilepsia refractaria”,donde la dieta cetogénica se utiliza como principal alternativa terapeútica.

El tratamiento con dieta cetogénica se basa en la capacidad de disminuir la excitabilidad neuronal mediante cetosis.

La Cetosis es una condición del metabolismo que se produce cuando una persona no toma suficiente glucosa (hidratos de carbono sencillo) y tiene que obtener de las grasas la energía necesaria para el desarrollo de sus funciones. La característica principal de esta dieta es su elevado contenido en grasas en detrimento de un escaso aporte de hidratos de carbono y proteínas, consiguiendo así la situación de cetosis anteriormente nombrada.

Los pacientes siguen con el tratamiento farmacológico tal y como les paute el neurólogo, siendo éste el que valorará disminuir las dosis de los fármacos prescritos en caso de que la dieta funcione.

DURACIÓN DE LA DIETA

Para saber si la dieta es eficaz o no hay que esperar un período de tiempo mínimo que oscila entre 6 y 8 semanas. En caso de que funcione, la dieta se mantendrá durante un período de tiempo aproximado de dos años, tras los cuales se valorará la retirada paulatina de la misma.

 

EFICACIA

La probabilidad de mejorar con la dieta varía entre el 20 y el 70%, según los diferentes estudios, y la probabilidad de quedar libre de convulsiones entre el 8 y el 40%.El tratamiento deja de hacer efecto si el paciente ingiere alimentos que no estén incluidos en la dieta.

Por el contrario, si en el mes y medio inicial no se observa ninguna mejoría, se procederá a su retirada de forma progresiva a lo largo de varias semanas.

 

CARACTERÍSTICAS DE LA DIETA

 

Nuestro organismo obtiene la energía a partir de los alimentos que consumimos, en una dieta habitual ingerimos un 50-60% de alimentos ricos hidratos de carbono, un 15-20% de proteínas y un 30-35% de grasas.

De esta forma podemos clasificar los alimentos en 3 grandes grupos:

1) Hidratos de carbono: frutas, verduras, panes, cereales, arroz, legumbres.

2) Grasas: aceites, nueces, mayonesa, margarina, frutos secos.

3) Proteínas: ternera, pescado, pollo, mariscos, huevos, quesos.

Se denomina dieta cetogénica (DC) a aquella rica en grasa y pobre en proteínas e hidratos de carbono, diseñada para imitar los cambios bioquímicos asociados con el ayuno y conseguir el efecto que éste ejerce en el control de las crisis epilépticas

 

TIPOS DE DIETA CETÓGENICA

 

Existen 4 tipos de dieta cetogénica que se usan en el tratamiento de la epilepsia:

 

  • Dieta cetogénica clásica: Es la más indicada para pautar en niños menores de 2 años, el contenido de grasa en este tipo de dieta es del 90%, siendo sólo un 10% el aporte de hidratos de carbono + proteínas.

 

  • Dieta Atkins modificada: Se emplea para adolescentes y para adultos, en esta el contenido de grasa es algo inferior a la anterior, entorno a un 65 – 70 % del contenido calórico total, el aporte de hidratos de carbono está restringido a un 5 – 6 % (no más de 15 – 20 g de hidrato de carbono al día).

 

  • Dieta cetogénica + MCT: Esta dieta combina una pauta cetogénica con la suplementación con aceite MCT, este aceite esta compuesto por triglicéridos de cadena media, su uso tiene mejor tolerancia y absorción a nivel digestivo, en esta dieta se permite liberar más las verduras y las frutas.

 

  • Dieta de bajo índice Glucémico: Se caracteriza por ser la dieta menos agresiva, en ella se eliminan los alimentos ricos en hidratos de carbono que presentan un índice glucémico superior a 50.

 

 

La elección de la dieta es decisión del dietista-nutricionista según la valoración dietético nutricional que se realiza al paciente, durante el tratamiento dietético se pueden emplear las diferentes dietas según la adherencia y eficacia que estén presentando en el paciente.

 

INSTAURACIÓN DE LA DIETA

 

El inicio de la dieta se realiza de forma paulatina en 2 fases hasta llegar a la introducción completa de la dieta (Fase 3 y 4).

 

Fase 1: Se inicia la reducción de alimentos ricos en hidratos de carbono.

 

Se deben restringir:

  • Hidratos de carbono complejos: Pan, pasta, arroz, legumbres
  • Hidratos de carbono simples: Azúcar, bollería, repostería, bebidas azucaradas, etc.

 

En esta primera fase se deben priorizar:

  • Lácteos y derivados no azucarados.
  • Carnes, pescados y huevos.
  • Verduras y hortalizas en general.
  • Frutas como aguacate, papaya, fresones, melón, sandía.
  • Frutos secos.

 

Fase 2. Se empieza a introducir el suplemento nutricional (en el caso de que se decide instaurar las dietas de atkins o la dieta con MCT) y se empiezan a intercalar comidas cetogénicas )calibradas) para ir probando la tolerancia digestiva al aumento del contenido graso y que la entrada en estado de cetosis sea progresivo.

 

Fase 3. Tras 15 días de introducción progresiva del suplemento y las diferentes comidas cetogénicas, se mantiene la dieta cerrada durante al menos 6 – 8 semanas, si el paciente se siente cómodo y adquiere el conocimiento suficiente se puede plantear una dieta abierta (Fase 4) en la cual es el propio paciente el que realiza el diseño de sus comidas a través del intercambios de raciones de los diferentes nutrientes (hidratos de carbono, grasas, proteínas).

 

MONITORIZACIÓN DEL ESTADO DE CETOSIS

 

Para monitorizar la dieta debe realizarse control de cuerpos cetónicos en orina o en sangre, al menos una vez al día, por la noche.

En general, por la mañana los niveles de cuerpos cetónicos son menores.

  • Controles en sangre (cetonemia): El control se realiza por la noche y se debe alcanzar estados de más de 1 mmol/l para considerar cetosis.

 

  • Controles en orina (cetonuria): En orina, al menos una vez al día, por la noche, con las tiras reactivas: en general, por la mañana los niveles de cuerpos cetónicos son +/++ y mayores por la tarde. Para que haya cetosis, el control debe indicar, al menos, ++.

 

COMPLICACIONES

En la mayoría de los casos la sintomatología será leve y autolimitada, y sólo en una minoría de pacientes se precisarán modificaciones dietéticas o tratamiento farmacológico.

 

A corto plazo se pueden producir:

  • Complicaciones digestivas
    • Vómitos
    • Diarrea
    • Estreñimiento
  • Hipoglucemia
  • Hipercetonemia
  • Acidosis metabólica

 

A medio & largo plazo:

  • Hiperlipemia
  • Alteraciones gastrointestinales
  • Nefrolitiasis
  • Retraso de crecimiento
  • Disminución de la masa ósea
  • Déficit de electrolitos, micronutrientes y carnitina
  • Enfermedad cardíaca

 

 

La realización de una dieta cetogénica implica realizar una correcta valoración del estado nutricional inicial, un seguimiento de la adherencia y la monitorización del estado de cetosis así como el tratamiento de las posibles complicaciones que pueden aparecer, por tanto sólo debe realizarse con un nutricionista especializado.

Publicar un Comentario