FyK Logo Flores Peq

Somos dos dietistas – nutricionistas apasionadas por la nutrición y la cocina, lo que nos ha llevado a crear Fresa y Kiwi nutrición, donde queremos aunar estas dos pasiones gracias a nuestra faceta más creativa.

Últimas Publicaciones

Asesoramiento nutricional y plataforma de contenido digital.

  • Tu carrito está vacío.

AYUNO INTERMITENTE

En primer lugar debemos de recordar que el ayuno voluntario nada tiene que ver con la inanición: considerada esta última es la ausencia involuntaria de comida no deliberada ni controlada, y las personas sometidas a inanición no tienen la menor idea de cuándo podrán volver a comer. Por el contrario, el ayuno consiste en la limitación voluntaria del hecho de comer.

La búsqueda de las ventajas de comer poco, de la restricción alimentaria o ayunar de forma voluntaria son inherentes a cualquier cultura, como limpieza del cuerpo, purificación, etc y en todas ellas se encuentran referencias ancestrales de su práctica. Podemos ver estos mecanismos en la naturaleza en como los animales dejan de comer cuando están enfermos como mecanismos de reparación y/o recuperación.

A lo largo de la historia encontramos líneas de investigación en las que se han estudiado ambos procesos de AYUNO E INANICIÓN siendo destacable dos estudios o experiencias:

De la mano del fisiólogo estadounidense Angel Keys, encontramos el estudio de inanición de Minnesota que surgió en la II Guerra Mundial, en el que se pretendía estudiar los efectos fisiológicos y psicológicos de una restricción calórica severa y prolongada y poder así encontrar la estrategia de recuperación más eficaz.

El objetivo era someterles a inanición severa, observarles y realimentarles de nuevo, todo ello bajo un estricto control y monitoreando todas sus constantes. Los resultados que arrojó este estudio eran que muchos de los efectos secundarios que desarrollaban los participantes eran propios de la instauración de un TCA.

Respecto a los orígenes del ayuno intermitente como estrategia terapéutica, encontramos estudios animales que se remontan dos décadas atrás en los cuales se estudia la relación de la restricción calórica con la longevidad y el pronóstico de salud en animales.

¿En que consiste el ayuno intermitente?
En la actualidad, la población a nivel mundial presenta una alta prevalencia de sobrepeso y obesidad, además de otras enfermedades metabólicas relacionadas como hipertensión, diabetes o dislipemia, entre otras.
Según estudios científicos recientes, el ayuno intermitente se presenta como una estrategia dietética a considerar, que cada vez es más conocida en nuestra sociedad.
Se entienden como todas aquellas acciones encaminadas a dejar de comer en periodos de tiempo variables, pero controlados. Es una estrategia en la que se aplaza de forma voluntaria y consciente la ingesta de comida, de tal manera que se establecen ciclos regulares (ventanas) de ayuno y alimentación. De manera general Los beneficios con los que se relacionan son:
• Eficacia en la pérdida de peso
• Mejora de parámetros bioquímicos relacionados con la inflamación
• Mejora del perfil lipídico, riesgo cardiovascular y la Diabetes Mellitus II.

 

TIPOS DE AYUNO INTERMITENTE

  • Ayuno en días alternos: consiste en alternar días de consumo energético normal con días de ayuno, en los días de ayuno se ingiere en torno al 25% de las calorías que se necesitan en una sola comida.
  • 5:2: consiste en realizar uno o dos días de ayuno completo por semana, mientras que el resto de días se realiza una ingesta calórica normal o habitual para cada
  • Horarios restringidos: En este protocolo se realiza una ingesta calórica normal pero reducida a unas horas determinadas del día. Se diferencian:
    • Ventanas de ayuno
    • Ventanas de ingesta

Dentro de este tipo de ayuno encontraremos 3 sistemas:
Ventanas de 10 h de ingesta
Ventanas de 8 h de ingesta (estrategia más común)
Ventana de 6 h de ingesta

 

ADAPTACIÓN METABÓLICA

Estas adaptaciones tienen que ver con el metabolismo de los cuerpos cetónicos, entendida como la capacidad de aportar energía a nuestro cerebro más allá de la ingesta de glucosa. A partir de ciertas horas de ayuno, según los estudios y dependiendo del ejercicio físico realizado a partir de las 14 horas de ayuno se puede producir una situación de cetosis: en la que se producen niveles bajos de insulina y lipólisis, proceso en el cual se va a producir una beta oxidación en el ciclo de Krebs , residuos de acetil coA se van a movilizar y servirán como precursor de los cuerpos cetónicos capaces de atravesar la barrera hematoencefálica y servir de sustrato, suponiendo un mecanismo de adaptación al ayuno.

Hoy en día sabemos que esta situación de cetosis presenta beneficios que se relaciona con la regulación de la expresión de moléculas relacionadas con la salud y con el envejecimiento celular. A nivel de la biología molecular se han estudiado estos mecanismos de adaptación al ayuno y se sabe que potencian:

• Resistencia a la insulina
• Adaptación al estrés oxidativo
• Reducción del estado inflamatorio
• Duplicación mitocondrias

En cuanto a los inconvenientes del ayuno intermitente; diversos estudios relacionan el ayuno intermitente (AI) con una mayor tasa de abandono del tratamiento frente a la dieta hipocalórica tradicional.

Estrategias muy restrictivas (ventanas de ingesta de sólo 6 horas) puede hacer incompatible mantener nuestra vida social y familiar.

Además seguir este tipo de estrategia sin la supervisión de un profesional cualificado también se puede relacionar con otra serie de consecuencias como los déficit nutricionales por no tener una correcta alimentación durante los periodos de ingesta, la deshidratación, cefaleas, hipoglucemias, trastornos del sueño, así como periodos de irritabilidad y ansiedad.
Para terminar, aunque los beneficios parecen alentadores no hay que olvidar que, durante la ventana de alimentación, para no perder los beneficios del ayuno intermitente, debe llevarse una dieta equilibrada y saludable a fin de no originar una sobrealimentación, además de aportar una dieta variada para proporcionar todos los macronutrientes y micronutrientes para un correcto funcionamiento del organismo y evitar efectos secundarios.

Publicar un Comentario